jueves, 28 de mayo de 2015

El rompecabezas de cuadrar las parejas por edades

CAMPEONATO ESPAÑA SSAA VETERANOS



En la trastienda de un campeonato de España por edades como es el de veteranos, recientemente celebrado con victoria de la selección masculina de Madrid y subcampeonato para la femenina, los capitanes de los equipos se pasan horas y horas pensando las alineaciones con las limitaciones de edades correspondientes.

Ahí es donde se empieza a gestar el triunfo o el fracaso de los equipos. Es un rompecabezas que puede salir bien o mal dependiendo del acierto en los cruces y, por supuesto, de la capacidad de lucha y sorpresa que pueda poner en juego cada pareja en la pista.

Los capitanes rellenando las alineaciones
A Dani Gutiérrez, capitán de la selección masculina que conquistó el título 2015 el pasado domingo en La Nucía, le salió bien el puzzle, pero pasó muchas horas encajando las piezas, con ayuda de Willy Castañón. El equipo estaba bien nutrido con 13 buenos jugadores veteranos con experiencia en estos torneos, pero el encaje de bolillos de las edades y los lados de juego siempre suponía un riesgo y defraudar a alguien, aunque todo convocado/a sabe que su participación en pista no está garantizada.

El equipo masculino tenía buenos jugadores por la parte baja de la franja de edades, las que deben sumar 85 y 90, pero se le complicaba en la zona media 95 y 100 - “nos faltan más jugadores de entre 47 y 52”, comentaba Dani - y volvía a tener buenas opciones en la de 105 aunque a la postre no sumara punto ni en semis ni en la final.

Los 13 jugadores que jugaron fueron: Raúl Arias, Federico Bitán, Antonio Ochoa, Raúl Ferreiro, Daniel Vaquero, Rafael Calvo, Carlos Almazán, Juan Fontán, José María Montes, Rubén Gómez, Celso García-Murillo y Juan Pablo Jiménez.

E ironías de la vida precisamente la clave del éxito de Madrid estuvo en esas parejas de 95 y 100 años, que ganaron sus partidos en la final y en las semis fue la 4ª Jiménez/Calvo la que dio el tercer punto clave al equipo, y repitieron con éxito el último día.
Y en la gran final se optó por juntar a uno de los más jóvenes como Chema Montes con uno más maduro como Carlos Almazán y funcionó porque a la postre fue los que dieron el tercer punto, el de la victoria, la tercera que suma la selección masculina en los siete años de historia del campeonato.


La alegría de la huerta

Las féminas, por su lado, tenían más escasez de jugadoras entre los 44 y 47 años, y en la final la ausencia de Paula Hermida que resultaría clave en sus opciones de victoria.


video


Pero las chicas son otro mundo sobre todo en lo extradeportivo, un aspecto a tener muy en cuenta en cualquier concentración con más de 30 personas pasando juntas muchas horas que requiere además de una buena dirección logística para comidas, cenas, traslados, incidencias, etc, que supieron sortear siempre con una sonrisa y eficiencia el presidente José Luis Amoroto y su inestimable ayudante Juan Pedro García.


Sencillamente, el equipo femenino fue la alegría de la huerta. Todas ellas como una piña aportaron las canciones, risas, bromas que les faltaba a los chicos, más introvertidos por naturaleza.

La jugadora y artista espontánea Nuria Gil adaptó la letra del popular chotis Madrid para la ocasión, con algunas perlas como esta:

“A jugar a La Nucía un campeonato
más chulonas y más guapas, q pa qué
Vestiditas hasta arriba de Bullpadel
Cargaditas de ilusión y buen hacer”…

“Madrid, Madrid, Madrid
Pedazo de la España en que crecí.
Por algo quiso Dios
Que el pádel se jugara en Chamberí”

“Madrid, Madrid, Madrid
Que tiemblen los que se enfrenten a ti
Por el sabor que tien sus veteranas
plétoricas de canas y ganas de competir
Y van a ver lo que es canela fina
Y armar la tremolina cuando jueguen con Madrid
  QUE SÍ!!!”

A los coros iban: Paula Hermida, Paz Alonso, Silvia Zarza, Carolina Pedraza, Ana López, Claudia Paduán, Sonia Couret, Belén Castrillo, Helena de Arcos, Gabriela Mapis, Laura González y la capitana Araceli Montero.

Y así, con este ritmo chulapón, se metieron en las finales y casi casi “arman la tremolina”. Al final, con su “ilusión y buen hacer” se llevaron el subcampeonato, que no está nada mal teniendo en cuenta que en los dos últimos años habían quedado terceras.

Para terminar, mención especial al fisioterapeuta de la expedición Pedro Palomino que atendió con mimo a todos los jugadores que necesitaron de sus buenos servicios. Y a Belén, la mujer del capitán Dani, siempre dispuesta a echar una mano con las fotos. 

¡¡¡Enhorabuena!!! ¡El próximo año a por más!   





Por Iciar Reinlein





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada